Crónica de un Runner Boliviano en Chile

Compartir:

Desde que Eventrid comienza su proceso de expansión hacia el resto de latinoamérica, se han abierto canales de venta para que atletas de la región puedan adquirir inscripciones para eventos deportivos en países extranjeros de manera fácil, rápida y pagando con su moneda local, para con esto preparar con antelación sus viajes y aventuras asegurando su cupo y participación.

Este es el caso de nuestro amigo runner José Condarco, oriundo de La Paz Bolivia, quién asistió a la pasada Maratón de Viña del Mar en Chile, adquiriendo su entrada a través de Eventrid Bolivia, gracias a esta nueva forma de venta de inscripciones, en la que productores de cualquier país en donde Eventrid esté disponible, pueden vender sus inscripciones para los atletas de la región.

José de 30 años, profesional en contaduría pública y runner desde los 17 años, se enteró del importante evento en Chile “Maratón de Viña del Mar” mientras realizaba su inscripción para la “Maratón de Santa Cruz de la Sierra” en Bolivia y no pudo dejar pasar la oportunidad de participar, ya que tenía la facilidad de pagar en pesos bolivianos y asegurar un cupo para competir en la carrera y con este comenzar su aventura viñamarina.

Para José el evento fue “excepcional” desde el momento en que llegó a la ciudad jardín, la que considera como una de las más hermosas de Chile. Cómo su arribo fue el sábado previo a la carrera, se dirigió a retirar el Kit a la “Feria del Competidor” instalada en el Mall Marina, donde visitó los stands accediendo a información útil y relacionada con los patrocinadores del evento, para luego retirar su Kit de competidor de manera expedita con su e-ticket y documento de identidad. Además aprovechó los locales del centro comercial para estampar la bandera Boliviana en el pecho de su polera oficial.

Ya el día del evento llegó al punto de partida en uno de los buses de acercamiento dispuestos por la producción y luego al iniciar la corrida, pudo vivir de primera fuente un recorrido espectacular con 42,195 metros por la costa del océano, definiendo la experiencia cómo “indescriptible” por su hermoso recorrido, tranquilidad y ausencia de cualquier tipo de inconveniente, además de valorar los oportunos puntos de hidratación, vaselina y fruta cada 7 km.

Una anécdota que me marco en esta maratón de viña sucedió ya en los segundos 21 km, cuando ya solo quedábamos los de la categoría 42k…, en esos últimos 15 kilómetros antes de llegar a la meta sentí el aliento de los Chilenos, algo que nunca olvidaré es la forma en la que me alentaban, ellos me gritaban ¡VAMOS BOLIVIA, VAMOS!, ya que tenía la bandera Boliviana estampada en la polera a la altura del pecho, fue increíble”. –Recalcó José.

Ya al cruzar la meta, la gente de la organización lo esperaba para entregar la medalla finisher, la que consideró “muy bonita”, y con esto finalizar una experiencia increíble con la férrea intención de volver a participar en algún evento de estas características.

Compartir:


Deja una respuesta

× ¿Cómo puedo ayudarte?